Comunicación Social
Boletín ENTS

La violencia escolar es una responsabilidad compartida

Image 01

Boletín ENTS-UNAM 05
Ciudad Universitaria
24 de enero de 2017

• Actualmente el 78% de los estudiantes reconocen que existe violencia en su escuela.

• En la sociedad se vive un resquebrajamiento del tejido social, de lo que significa estar juntos.

Las maestras Nelia Tello Peón (ex directora de la Escuela y Coordinadora del Seminario Universitario Interdisciplinario sobre Violencia Escolar, SUIVE) y Adriana Ornelas Bernal, especialista en temas de educación, brindaron una conferencia de prensa en la Escuela Nacional de Trabajo Social (ENTS) para conmemorar el Día Escolar de la No Violencia y la Paz, a celebrarse el próximo 30 de enero.

“La violencia que se vive en las escuelas es una responsabilidad compartida, pues se teje desde las relaciones que establecemos en la vida cotidiana. En la sociedad se vive una crisis social generalizada y permanente, un resquebrajamiento del tejido social, de lo que significa estar juntos, y es ahí donde hay que poner la mayor atención”, apuntaron las maestras.

Se requieren espacios para que los chicos convivan libremente, en donde aprendan a poner reglas y respetarlas, además de dirimir conflictos, porque cuando enfrentan algún problema lo ignoran o lo solucionan a golpes, no saben hacerlo de otra manera, coincidieron las académicas de la ENTS.

La maestra Nelia Tello manifestó que actualmente el 78% de los estudiantes reconocen que hay violencia en su escuela, lo que anteriormente no ocurría. “Quienes no la reconocen son un foco de atención que no se debe dejar pasar. Hay que estar atentos a las alertas”, indicó.

Por su parte, la maestra Adriana Ornelas explicó que es necesaria la enseñanza de habilidades socioemocionales en las escuelas, pero es necesario involucrar también a los padres de familia para que trascienda de ser un contenido más en la currícula. “No es que estemos en contra, el problema es llevar el respeto como contenido, no sólo es aprender a recitar qué quiere decir la palabra respeto”, señaló.

Al respecto, la coordinadora del SUIVE manifestó que se debe trabajar con los padres de familia, maestros, autoridades, alumnado y medios de comunicación en las habilidades sociales que no se han podido desarrollar de manera natural. “Aprender y reaprender a relacionarnos con el otro, y responder a la situación actual desde las habilidades que realmente lleven a un cambio social”, puntualizó.

La maestra Tello ha propuesto diversos modelos de intervención, como el denominado “Comunidad Segura” y, más recientemente, el ACI (Aceptación, Confianza e Inclusión), el cual se basa en atender los problemas sociales y relacionales de desconfianza, exclusión y rechazo que se registran no sólo en las instituciones educativas, sino en los hogares. Se trabaja con todos los actores y no se habla de conceptos, sino de habilidades para la vida, que se practican en la relación cotidiana.

De acuerdo con las académicas de la ENTS, el problema de la violencia escolar no se resolverá con la militarización de la educación, con la sobre reglamentación, con más vigilancia o al atentar contra los derechos de los menores: “hay que desechar la idea de que la intervención debe ser con más violencia”, señalaron.

Por el contrario, se deben crear espacios para la convivencia, para formar a los alumnos en habilidades y pensar en mecanismos que trasciendan las aulas; los protocolos deben enfatizar la prevención, finalizaron.

 

Boletínes ...